lunes, 27 de junio de 2022

Comapedrosa.Techo de Andorra. 19 junio 2022

 

   Llego la noche anterior a la estación de esquí de Arinsal donde saldría al día siguiente y me encuentro con mucho de aquello que  me empuja a las montañas. No solo había gente hasta la bola, sino ruido, gritos y sobre todo un ruido infernal de motores de coches y sus explosiones que llenan todo y hace imposible hasta oír  tus pensamientos. Huyo de allí pero después de dar unas cuantas vueltas buscando donde parar continúo hacia Andorra la Vella. Nada, imposible. Así que cansado de dar vueltas buscando un sitio decente donde pasar la noche  en la furgo  vuelvo al punto de partida y acabo  en un triste rincón  

  La mañana siguiente todo tiene otro color, camino por un sendero  que discurre rodeado de rododendros hasta llegar sin darme cuenta al bonito refugio de Comapedrosa. El track me lleva por la GR-11 pero al rodear el Estany Negre  me encuentro  un  nevero  bastante tieso donde sin material me juego  un buen chapuzón. Me cruzo entonces con un grupo de veteranos montañeros que me dicen que girando a la derecha subo al lomo cimero siguiendo los puntos amarillos. Y así buscando estos puntos amarillos y las trazas de senda me encaramo a la cumbre. El viento ha ido en aumento haciendo que los pocos de aquí hemos llegado andemos buscando una piedra donde agachados podamos  comer algo antes de bajar. Las vistas son espectaculares, abajo veo el Valle de Arinsal totalmente  urbanizado, alrededor un mar de montañas que no conozco. Unos montañeros me indican donde está el Montcalm, el Sotllo y la Pica d'Estats que tan buenos recuerdos me traen, aunque desde aquí se me hacen irreconocibles .Un  paraíso de montañas que es  difícil de imaginar desde abajo con el maremagnum  de cemento y asfalto que ese día me parecieron  los valles andorranos

refugio de Comapedrosa
Estany Negre


Valle de Arinsal

Sotllo,Pica d'Estats y Montcalm a mi izquierda








domingo, 12 de junio de 2022

Marboré, 4-5 junio 2022


   Como una peregrinación vuelvo casi un año después a Ordesa. Entre otras cosas buscando ver anochecer sobre el Cañón desde mi pequeña cabaña de tela. Aunque esta vez poco vería pues pasé el final de la tarde bajo una tormenta con granizo espectacular, pensé incluso que la tienda no aguantaría semejante tromba.







  Ha habido cambios en Ordesa,  ya no puedes llegar y plantar la tienda sin más ni en los sitios establecidos.Tienes que reservar con antelación y pagar, tanto para vivaquear como para acampar. Esto te da derecho a la acampada/vivaqueo y a una bolsa donde dejar las cosas al día siguiente para guardarlas en una habitación del refugio. En la información pone que dejan una taquilla para esto pero aún no funciona. Imagino que tendrá que ver con las noticias que me llegaron el verano pasado del colapso de tiendas de campaña que se formaron en aquel lugar, pero me gustaría saber que harán cuando dentro  unas semanas empiece a llegar gente y se lo empiecen  a saltar. Me lo puedo imaginar bien  pues me volví  loco para aparcar en la pradera, había ya muchísima gente, como si estuviéramos  en pleno verano, menos mal que viene el cuello de botella de las Gradas de Soaso y ya en el refugio (ya completo) estaríamos media docena de tiendas.


   Salgo al día siguiente de los últimos, todo el mundo va en la misma dirección, sin embargo al llegar a la Ciudad de Piedra y girar hacia la izquierda, ya me quedo completamente solo. Hay todavía mucha nieve, lo que hace recorrido más cómodo y agradable. Me encuentro a una pareja ya cerca de la cumbre que continuarán hacia los Picos de la Cascada, pero yo doy media vuelta pues me queda una bajada muy, muy larga, que después de recoger los trastos de la acampada se me hizo especialmente dura. La edad se nota, pero sigo disfrutando de estas cosas como siempre

El Cilindro desde el Marboré




martes, 31 de mayo de 2022

Por Rumanía con esquís 4. Valea Sambatei. 3 febrero 2022


Nuestra idea era pasar noche en el refugio que se encuentra en este valle donde se abre el circo. Varios días antes de salir no conseguimos contactar con él ni  conseguir ninguna información,  así que el día que decidimos hacer lo que se pudiera  el día. Empezamos   porque   como cualquier día desde el coche con esquís calzados. Foqueamos por bonita pista hasta que nos topamos con enorme  desprendimiento de troncos que ha caído de muy arriba izquierda   hasta la ladera contraria y ha dejado un tapón en el valle  de rocas y troncos   que impiden todo paso que no sea andando.

pasando por el alud de troncos y rocas que corta l valle

 Poco después encontramos el bonito refugio, paramos un poco a almorzar y una vez en el fondo del valle giramos a la izquierda por un barranco evitando las zonas de nieve nueva acumulada por el viento. Vamos ascendiendo con zetas estrechas hasta  salir a una zona más convexa  con  nieve que nos obliga a poner cuchillas.

nuestro fallido refugio

 Tenemos delante las cumbres más altas de las montañas de fagaras, alguna de estas, oculta entre las nubes  debe ser el Moldoveanu, que con sus 2444 m es el más alto de Rumanía. Se nos ha hecho tarde y el tiempo no acompaña, quitamos en un punto focas para descender buscando la nieve nueva recién caída que nos hace llegar hasta los coches tras un descenso de 1200 metros de desnivel por una estupenda nieve  polvo

Cerca de nuestro punto más alto. Muchas posibilidades



Monasterio de Sambata de Sus






sábado, 28 de mayo de 2022

Bacias, 22 mayo 2022


   Hoy toca cambio a la vertiente contraria del día de ayer .Tras ascender al Garmo Negro, esta de hoy resultó ser extrañamente solitaria ,tal vez por la previsión de la meteo algo inestable o porque tenían más información que yo del estado de la  nieve. Y es que habiendo aquí  más nieve al ser cara norte, estaba más alta y sobre todo muy inestable. No  por desprendimientos sino porque nunca sabías si vas a pisar en nieve dura o te ibas a hundir hasta la cintura, obligando a veces a  hacer pequeñas trincheras para avanzar. Al final no es una gran extensión nevada  y la rápida llegada a cima siempre es   espectacular. Al rato llegó un solitario alemán siguiendo mis huellas  que estaba haciendo la GR-11 de mar a mar. Un tipo curioso, que se bebía la vida a grandes tragos. Mi única interacción social de hoy


domingo, 22 de mayo de 2022

Garmo Negro.21 mayo 2022


   Que llevaba 7 meses sin ir al Balneario de Panticosa y eso no puede ser. Y falto de ideas como estaba, recurro al socorrido Garmo Negro, que siempre deja buen sabor de boca y las piernas cansadas. Y con mucha nieve como tiene todavía, mejor. De hecho,  a unos 2200 metros ya estaba todo blanco/marrón. Más cómodo para subir.

   Ascendía sin ver un alma, cosa sorprendente en este monte, pero en la base de la pala final que da acceso al falso collado donde se abre el circo, me crucé con  el tropel que había tenido mi misma idea. Había gente de todo tipo pero también una cosa nueva, algunos subían con sus perro, y alguno con más de uno. Y muy poco faltó para que a algún can lo perforara con el crampón de tanto cruzarse en mi huella. Me pregunto qué hubiera dicho el dueño


lunes, 16 de mayo de 2022

Vuelta a Esparatz desde Puente la Reina.14 mayo 2022



Una vuelta a esta discreta montaña de poco más de 1000 m que discurre de norte a sur entre Puente la Reina y el Valle de Guesálaz, en Tierra Estella. Dejamos primero a nuestra espalda Puente para en la segunda mitad del recorrido pasando el Puerto el Chaparral dejar a nuestra derecha Salinas de Oro primero y un poco más adelante el Pantano de Alloz. Un ruta entre pistas, caminos entre pinos, algún sendero y rodeado de unos montes y campos de un verde rabioso .Incluso rodaría un buen rato por calzada romana y el final ,entrando por el puente que da lugar al nombre del pueblo y el rodar por su calle principal ,que traslada a cinco siglos atrás, lo hacen digno de una película, o eso pienso cada vez que por aquí paso
Como pega, y grande, el amortiguador trasero acabó averiado en el descenso, bajando en precario. .Espero que con la falta de repuestos de estos tiempos no me quede sin bici hasta no saber cuando

jueves, 5 de mayo de 2022

Petit Arriel y Collado de Soques desde la cabaña de Caillou de Soques.10 abril 2022

 


Me suele pasar que la última salida con esquís de la temporada no se cual es hasta que ha pasado,así ha sido este año otra vez. 

Mis compañeros eligieron un rutón en el que ascendimos dos mil metros de desnivel, y lo que es mejor, los disfrutamos en tremendas bajadas.

Salimos de la cabaña de Caillou de Soques, que está bajando por la carretera que cruza el Portalet, ya en Francia. Empezamos andando por un cómodo bosque hasta que ponemos esquís y cuchillas en el valle de Arrieus. Al llegar a  la cabecera del valle  giramos 90 grados a nuestra derecha. Nos encontramos con pendientes fuertes, mantenidas y con nieve dura. A nuestra izquierda la caída podría ser importante, por el desnivel, la pendiente y algunos cortados, lo que hace que las vueltas marías sean  delicadas y expuestas. Llegamos de esta forma a un valle colgado. Tenemos enfrente  nuestro primer  objetivo: el Petit Arriel. Un rápido almuerzo en una especie de rimaya y volvemos enfilar otra vez con vistas impresionantes hacia el Palas, con pendientes también mantenidas, tiesas y de cierta exposición en las vueltas marías aunque menos que aquellas primeras, hasta unos metros de la cumbre a donde llegamos en unos pocos pasos con los esquís en la mano.


Tras unos minutos en este espectacular balcón, siguiendo unos metros por la cresta,nos ponemos esquís y casi en la misma vertical de la cumbre bajamos por pendientes empinadas pero con buena nieve que con seguridad nos permiten enlazar los giros hacia el valle. Vemos enfrente el Collado de Soques, al que nos tenemos que dirigir.Tenemos que buscar el mejor camino intentando evitar las zonas sin nieve, pero en el descenso  disfrutamos tanto que seguimos bajando hasta donde la nieve empieza a fallar, aunque sepamos que luego tenemos que ascender un mayor desnivel. Hacemos aquí una parada para almorzar, ponemos focas y nos dirigimos a nuestro collado, que se ve bastante lejos y que conforme vamos ascendiendo confirmamos que al final es una pala/corredor ancho pero tieso que tendremos que hacer con los esquís en la espalda. Con paciencia y con Miguel Ángel y Txema, que están fuertes como el vinagre, abriendo una huella muy profunda y deslizante llegamos hasta el Collado de Soques. Llevamos ya casi los 2000 metros de desnivel positivos. Otra vez ponemos esquís para bajar con unos  primeros giros con buena pendiente pero seguros para seguir por una enorme pala con giros amplios, cada uno por su por su lado y disfrutando como chiquillos. Llega un  momento en que nos tenemos que quitar los esquís para remontar hacia nuestra izquierda, hasta otro barranco donde volvemos a coger otro palón enorme para disfrutar como todos los que llevamos en el día de hoy, hasta llegar al bosque que, sin darnos cuenta, nos deja de forma cómoda en los coches.

 Tal vez haya sido la mejor ruta de la temporada en Pirineos, con espectaculares descensos, ambiente alpino y  una estupenda compañía



el Palas impresiona

Balaitous

enfrente el Collado de Soques

ültimos metros al Collado de Soques













viernes, 29 de abril de 2022

Por Rumanía con esquís 3: Postavaru. 2 febrero 2022

    Hoy salimos de las pistas de esquí de Poiana Brasov, pero enseguida nos apartamos de ellas para subir por otro precioso bosque. Curiosamente después de la nieve dura de ayer hoy foqueamos  por una estupenda nieve polvo recién caída. Nos llama la atención los carteles que nos avisan de que tengamos cuidado  con los osos. Confiemos en que ahora  estén invernando varios metros bajo nuestros pies.

   Y así llegamos al mirador de Postavaru, con fabulosas vistas a las montañas de  alrededor y la cercana ciudad de Brasov, que luego visitaremos.



Es esta una ciudad con mucha historia, con un precioso casco histórico barroco y que fue el epicentro de aquellos sajones que el Reino de Hungría trajo del Sacro Imperio Romano Germánico para defender sus fronteras allá por siglo XII y cuyos descendientes últimos emigraron después de la segunda guerra mundial













lunes, 18 de abril de 2022

Por Rumanía con esquís 2:Vânturiș. Sinaia. 1 febrero 2022


Y sigo por los Cárpatos

Es esta una cordillera que se encuentra en el sur-este de Europa, próxima al Mar Negro. Tiene forma de hoz en sentido antihorario, el 65% ,la parte más oriental, se encuentra dentro de Rumanía, sobre todo en la región de Transilvania, el resto se extiende por Ucrania, Repúbloca Checa, Eslovaquia,, Polonia, Austria, Bulgaria, Serbia y Norte de Hungría

  Hoy partimos otra vez desde Sinaia, en la región de Transilvania, muy cerca de donde vivió el mítico Vlad Tepes, Vlad el Empalador o Vlad Dracul, entre otros nombres que se dieron a este personaje que inspiró la novela de Drácula.

En el mismo pueblo de Sinaia cogeríamos un telecabina, sin embargo ese día estaba cerrado por el intenso viento.Toda la noche soplaron vientos de más de 100 kilómetros por hora que nos dejaron la estupenda nieve polvo de ayer en una nieve como la del Pirineo que acabamos de dejar,esto es, bien dura.


Ascendemos a lo alto de las pistas, descendemos después por las mismas hasta otro valle donde pondremos focas para recorrerlo por suves pendientes. Justo en su inicio nos encontramos dos autobuses urbanos enterrados en la nieve, usados no se muy bien si como refugio o como almacén de las pistas de esquí.


Ascendemos por el fondo de este bonito valle y después por  suaves pendientes que sin más problemas que la nieve dura y el intenso frío nos dejan en el punto más alto. Volvemos a descender al valle, lo que imagino sería un estupendo descenso se convierte en un delicado sàlvense quien pueda por la nieve tan helada. Ponemos focas de nuevo para encarnarnos a otra subcima al otro lado del valle y enfrente de la anterior, para quitar pieles y otra vez por nieve dura y delicada bajar a las pistas de esquí. Remontamos por ellas de nuevo para finalizar tras un largo  descenso hasta el coche ya con las últimas luces del día.












bien de nieve dura




Celia, dejando atrás el penúltimo descenso

Y en la cima
vistas cimeras



Vénturis


Es curioso el clima en estas montañas. Hasta ahora tuvimos dos días de mucho frío como corresponde a la época del año y latitud, con nevadita diaria y estupenda nieve polvo. Sin embargo ayer, en una noche, los vientos intensos han dejado la nieve como una piedra. Esperaremos a ver que nos depara mañana

Y no todo es monte, también Rumanía nos daba otros placeres

Ciorba de Perisoare, perfecto para reponer las calorías consumidas


Papanași, el postre triunfador

jueves, 31 de marzo de 2022

Por Rumanía con esquís 1: Clavucetaul Taurului. 30 de enero de 2022

 

   Diez días antes de este viaje no tenía ni idea que iba a visitar los Cárpatos. Incluso una semana antes no era sino una idea en proyecto/en marcha. Organizado a toda prisa aterrizo un día en Bucarest y a la mañana siguiente me planto con un grupo entonces desconocido en las montañas de Transilvania.

   Con pocas horas de sueño empezamos nuestros días de esquí cerca de Sinaia, un pueblo que gira en torno al turismo de montaña.

  Gente hay mucha, paseando o con trineos, incluso las laderas que bordean  la carretera están valladas para que las familias se puedan tirar con trineos y no se estampen contra el asfalto. 

  

   Aparcamos el coche cerca de las pistas de esquí de Pedreal, y comenzamos nuestros primeros movimientos por una bonita pista nevada. Al principio nos cruzamos con muchos turistas que van de paseo pero pronto nos quedamos solos.Vamos subiendo entre altos abetos bien nevados que forman un bosque  cerrado. La idea es ascender a lo alto de las pistas de esquí , pero en el camino nos encontramos con unos esquiadores locales -los únicos en todo el viaje- que nos dieron otra idea. Haciéndoles caso llegamos a lo alto de estas pistas para continuar por el lomo de esta sierra hasta la cima conocida como Clavucetul Taurului. Allí una lápida, una cruz y una bandera rumana recuerdan la batalla en las trincheras que allí tuvo lugar en la trituradora de carne que fue la primera guerra mundial, donde los rumanos y los rusos se enfrentaron a las tropas de los imperios centrales


En la cima. Sobrecoge imaginar lo que se pudo vivir aquí aquel verano de 1916


   Empieza aquí un descenso por nieve polvo que enseguida nos mete en el bosque. Este se va haciendo cada vez más denso, lo que nos obliga a cerrar los giros en poco espacio, si bien la estupenda nieve polvo facilita los giros cortos. Llegamos así a la carretera, alguno con algún agujero en la suela del esquí pues al final nos hundíamos hasta la base. Cruzamos la carretera y llegamos al pueblo de Azuga, dónde siguiendo las indicaciones de los esquiadores rumanos cogemos un bonito tren que nos deja en el punto de salida en Pedreal
   Por cierto, este grupo variopinto que el azar ha reunido ya no es tan desconocido. Un gusto


Llegando a la estación de tren de Azuga